Qué es el síndrome del piramidal y cómo prevenirlo

Blog

Por -

El síndrome del piramidal, conocido también como síndrome del piriforme o falsa ciática, es una patología de tipo neuromuscular que afecta principalmente al músculo piramidal y al nervio ciático.

Se caracteriza básicamente por producir dolor y hormigueo en los glúteos y en la parte posterior de la pierna. Aunque tiene especial incidencia entre los corredores o runners, también puede afectar a aquellos que adoptan posturas inadecuadas o que tienen una biomecánica insuficiente.

No obstante, no hay que perder de vista que es una dolencia muy sobrestimada, con una incidencia exacta desconocida y con poca referencia literaria. Además, no existe un diagnóstico específico ni pruebas.

Para evitar confusiones, consulta  con nuestros especialistas en dolor crónico en Mallorca para obtener un diagnóstico certero de tu dolencia con el que establecer el tratamiento antidolor más efectivo.

Runners: contracturas o sobrecarga del músculo del piramidal

El músculo piramidal o piriforme, ubicado en la parte profunda de las nalgas, se encarga de realizar la rotación externa de la pierna, si bien participa en la mayor parte de los movimientos que se hacen en la parte inferior del cuerpo (cambiar el peso de un pie a otro, caminar…). Por su posición, se relaciona estrechamente con el nervio ciático, que discurre desde la parte inferior de la columna hasta la parte trasera de la pierna y hasta el pie.

Este síndrome, conocido también como falsa ciática o pseudociática porque ambos comprimen el nervio ciático, se produce principalmente por un acortamiento o una contractura del músculo piramidal, pero también por otros factores como un traumatismo sobre la zona (se irrita y sufre un espasmo) o una insuficiencia biomecánica (defectos mecánicos del pie y del organismo, malos hábitos posturales..).

En el caso de los runners, los errores en el entrenamiento pueden derivar en la sobrecarga del músculo del piriforme:

  • Correr en superficies duras como el asfalto o el cemento
  • Ejercitarse sobre un terreno desigual
  • Comenzar bruscamente después de un largo periodo de inactividad
  • Correr con zapatillas desgastadas o con calzado inadecuado a la pisada
  • Una carga mayor de entrenamiento
  • Ejercicio inadecuado de calentamiento y de estiramiento

Por otra parte, la vida sedentaria o el hecho de permanecer sentado durante largos periodos origina que este pequeño músculo pueda sufrir una contractura y comprimir el nervio ciático.

Síntomas más frecuentes del síndrome del piriforme

El síndrome del piramidal suele manifestarse de la siguiente manera:

  • Dolor en las nalgas
  • Dolencia en la parte inferior del cuerpo
  • Sensibilidad e hinchazón en el glúteo
  • Movilidad reducida en la articulación de las caderas
  • Hormigueo o adormecimiento en el glúteo
  • Dolor al subir escaleras o pendientes
  • Mayor molestia después de estar mucho tiempo sentado
  • Dolor que empeora con la actividad

Estas señales pueden prevenirse mediante acciones como la realización correcta del entrenamiento, un calentamiento y estiramiento adecuado, la práctica de ejercicio regular, el fortalecimiento de los músculos y del equilibrio, las buenas posturas (no encorvarse), la vida activa etc.

Tratamiento del dolor del músculo del piramidal

Según nuestros profesionales en el tratamiento del dolor en Mallorca, el síndrome del piriforme o del piramidal puede llegar a solucionarse con una guía de consejos para aliviar las dolencias.

En este sentido, hay casos en los que puede resultar suficiente tomar medicamentos (analgésicos, antiinflamatorios y relajantes) o poner en práctica acciones sencillas (evitar las actividades que causan dolor y retomarlas cuando ya no se sienta ninguna molestia; utilizar la equipación adecuada para realizar deporte, utilizar la acción del hielo y del calor…).

La fisioterapia, sobre todo mediante ejercicios de estiramiento de la región pélvica y de reequilibrio muscular, y las infiltraciones resultan de gran ayuda en caso de contracturas o sobrecargas resistentes.